CONECTIVIDAD EN ESPACIOS PÚBLICOS – UNA NECESIDAD CRECIENTE

La conectividad es la capacidad que nos brindan algunas tecnologías para estar “conectados” es decir,  comunicados, para compartir información y conocimiento, de esta manera podemos acceder a documentos, entablar una conversación, eliminar la barrera de la distancia, ahorrar tiempo, optimizar recursos y crear lazos de diversa índole.

En la nueva Constitución vigente en el Ecuador, en el Art. 16 se menciona que: “Todas las personas, en forma individual o colectiva, tienen derecho a el acceso universal a las tecnologías de información y comunicación … y a las bandas libres de frecuencia para la explotación de redes inalámbricas”, lo cual crea un ambiente favorable para el desarrollo y acceso de la población a esta nueva era de la revolución digital, una de las mayores revoluciones del conocimiento, la información y del entretenimiento de las que se tenga memoria.

Si bien tenemos un ambiente favorable, en papel expuesto; el nivel de penetración en Ecuador oscila entre 16% y 18%, lo que está aún bajo la media latinoamericana del 35% y el 29% a nivel mundial. Junto a Paraguay y Bolivia ocupamos las últimas posiciones a nivel de penetración en América del Sur. (Cifras Obtenidas de Internetworldstats)

En Ecuador las provincias con mayor penetración son Pichincha seguido de Guayas y Azuay, casi exclusivamente en el sector urbano. En el resto de provincias, la penetración no sobrepasa el 4% del total de usuarios país. (Cifras Obtenidas por la SUPERTEL)

La dispersión de las tarifas, aún en mercados de características similares, sugiere la necesidad de soluciones normativas y regulatorias por parte del Estado Ecuatoriano que permitan fortalecer la competencia, generar garantías de calidad para el usuario, reducción de tarifas y permitan fortalecer el desarrollo y sostenimiento de las nuevas redes de conexión y su acceso. Claramente ello debe ir de la mano con políticas que ayuden a eliminar la brecha digital existente (una línea imaginaria que separa a quienes pueden acceder a un ordenador y a una conexión de datos de aquellos que no pueden), la alfabetización digital, establecimientos educativos y bibliotecas que cuenten con el equipamiento adecuado.

Sin embargo, el introducir tecnología en las aulas por el simple hecho de introducirla es realmente un gran error, lo que se busca es enseñarle a los alumnos a filtrar, calificar y organizar la información disponible, en convertirnos en facilitadores de acceso a las nuevas tecnologías de la información y un desempeño activo en ellas.

A nivel de país el acceso a Internet se ha incrementado en los dos últimos años en un 56%, debido principalmente a mejoras en las redes de acceso y la competencia existente en el mercado ecuatoriano, reflejando también una tendencia mundial de mayor acceso y bajos costos debido a una mayor demanda.

Es así como se presentan las iniciativas de acceso a la red a través de medios inalámbricos, por un lado las Redes Inalámbricas Comunitarias para disminuir la llamada brecha digital en los sectores rurales, brindando acceso a zonas no rentables para el mercado y sin infraestructura, y por otro lado el acceso en el sector urbano donde la presencia de espacios que cuenten con acceso a Internet es cada vez mas necesaria, esta presente el concepto de eliminar la brecha digital pero se añade una dinámica urbana diferente, en la cual son más comunes los dispositivos cuyas funcionalidades exigen acceso a la Internet, y que siempre va de la mano con el aspecto de movilidad y portabilidad.

En el caso del Distrito Metropolitano de Quito, muchas zonas comerciales han optado por ofrecer el servicio de Internet inalámbrico, comúnmente redes Wi-Fi, a sus clientes,  en algunos de los cuales es necesario solicitar las claves de acceso al personal del lugar. El caso de locales de comida lo proporcionan como un servicio de valor agregado con el fin de aumentar el tiempo de estancia de los clientes y por ende el consumo.
Sin embargo, en cuanto a estabilidad aún resta mucho, la conexión en centros comerciales es a menudo intermitente, el caso del Aeropuerto de Quito la conexión aún deja mucho por desear, el mayor riesgo que corren las redes es el de saturarse rápidamente, por lo que debería extenderse dichas zonas a bibliotecas y parques.

A pesar de que aún persiste el hecho de cobrar cierto valor por el acceso a Internet, la tendencia general es brindar gratuitamente un servicio agregado, que se convierte en un derecho universal.

Por parte de la Alcaldía de buscó el implementar estas zonas en plazas como Plaza del Teatro y la Independencia, y pretende su crecimiento, sin embargo aún en ninguno de estos sitios se encuentran los espacios físicos propicios de conexión.

El objetivo al que se debe apuntar es una sociedad conectada aquella en la que sus elementos constituyentes, sean personas físicas, jurídicas e instituciones, se encuentren unidas por líneas virtuales de comunicación en ambas vías, dejando el rol pasivo existente, creando un escenario en el cual el estar aislado de la red será una situación poco habitual.

Los espacios de conectividad son cada vez más necesarios, en ellos la gente interactúa con las mismas pautas sociales y realidades culturales en un soporte electrónico, en el cual crean su propio espacio virtual, un espacio de comunicación permanente sin importar la distancia, haciendo uso de la mensajería instantánea o la telefonía sobre Internet como Skype, la creación de comunidades a través del uso de redes sociales o redes de trabajo, en las cuales las personas interactúan, muchas veces parecen aislados del mundo, pero que en realidad están en permanente comunicación con su entorno. Se pueden disfrutar muchas veces de ambas experiencias en el ámbito real y el virtual, siendo lo virtual un complemento de las relaciones sociales y su forma de vinculación, colocando esta puesta a tierra, desvirtualizando lo virtual para volver a una relación social pura.

 

En estos espacios virtuales se plantea una revolución social, en la cual las actividades comunes han sido recreadas y reinventadas, el pago de servicios, aprendizaje en línea, medios de información, relaciones laborales y comerciales, tiendas en línea, directorios, son espacios que se mezclan, conviven y evolucionan. Se establecen a su interior relaciones participativas bidireccionales con todos estos canales, en un espacio democrático donde todos participan.

El papel entonces de los gobiernos es ajustarse a las necesidades crecientes de acceso, generando primero los espacios físicos y virtuales propicios, seguros, para luego dar ese valor agregado de conectividad permanente. Priorizando redes que tengan el fin de brindar servicios de: salud, educación, promoción social y económica y otros que se ofrezca en procura del bienestar social.

Saludos
@gabichito

Fuentes:
Imágenes ( Fotografia Original:  BruceK – Torontoist Flickr Pool)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s